logo

Juego de Herramientas

198 piezas reparación hogar

Foco con Bocina Integrada

65 watts de potencia, luz suave

Reloj Inteligente

Fitness tracker, GPS iOS y Android`

Zapatos para Senderismo

Para correr en senderos / mujer

Diseñan nanopartículas de oro para combatir la rosácea

Por Verenise Sánchez

México, DF. 31 de julio de 2015 (Agencia Informativa Conacyt).- Con apoyo del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), el joven científico mexicano David Limón Magaña desarrolla en la Universidad de Barcelona, en España, nanopartículas de oro para combatir la rosácea. 

800x300 rosalea

Dichas nanopartículas, de tan sólo 10 nanómetros, serán más eficientes que los tratamientos actuales en torno a esta enfermedad, ya que estas irán justo a la parte afectada, detalló el investigador.

La rosácea es un padecimiento dermatológico que afecta a más de 40 millones de personas en todo el mundo y a más de mil mexicanos, de acuerdo con el estudio Face Values: Global Perceptions Survey Report, realizado recientemente por el laboratorio Galderma.

En entrevista, Limón Magaña explicó más sobre su desarrollo que realiza como parte de su proyecto de investigación del Doctorado en Nanociencias, el cual cursa con una beca del Conacyt.

Diferencias entre acné y rosácea

Agencia Informativa Conacyt (AIC): ¿Cuál es la diferencia entre la rosácea y el acné?

David Limón Magaña (DLM): Las manifestaciones o signos son muy parecidos en las dos enfermedades, razón por las cuales muchas veces la rosácea es confundida con acné; sin embargo, existen varias diferencias.

ensaye rosalea

En ambas se forman granos o pápulas; no obstante, en la rosácea se forma además un enrojecimiento permanente de la piel, en la cara principalmente. Esta enfermedad suele aparecer por primera vez entre los 20 y los 30 años, y puede durar de por vida.

Además, la rosácea es un padecimiento más agresivo que el acné, ya que en la mayoría de los casos cambia el aspecto de la piel, principalmente en la zona de la nariz.

AIC: ¿Qué genera la rosácea?

DLM: Aún no está claro qué la origina. Se sabe que hay una predisposición genética, aunque no se ha encontrado un gen específico. Sin embargo, una vez que la rosácea aparece por primera vez hay muchos factores que la empeoran, por ejemplo, bacterias sobre la piel, las comidas picantes o muy calientes, los rayos del sol, el clima muy cálido o muy frío.

Estudios recientes han encontrado que los pacientes con rosácea no tienen una adecuada producción de la enzima Kallikrein 5. En las personas sanas, esta enzima se encarga de “fabricar” antibióticos naturales en la piel. Sin embargo, en los pacientes con rosácea esta enzima funciona mal, ya que lo que “fabrica” son sustancias que crean mucha inflamación. Además, funciona más rápido que en personas sanas.

Por tal motivo, lo que propongo con mi investigación es crear unas nanopartículas de oro que ayuden a inhibir esta enzima.

Nanotecnología al servicio de la salud

AIC: ¿Cómo esa nanopartícula se irá directamente a la parte afectada?

DLM: Por su tamaño, de aproximadamente 10 nanómetros, las nanopartículas suelen dirigirse más hacia los sitios donde hay inflamación, como es el caso de la piel en las personas con rosácea. Aunque también, estamos incorporando anticuerpos para que tengan más afinidad por el sitio de acción.

cita rosaleaAIC: ¿Cómo se van aplicar estas nanopartículas?

DLM: Este proyecto aún está en fase de desarrollo, por lo cual estamos haciendo pruebas; en un primer momento se ha pensado que se aplique a través de una inyección subcutánea. Sin embargo, también probaremos cómo se absorben a través de la piel para ver si es viable untarlas.

AIC: ¿Qué experimentos han realizado para probar la eficacia de las nanopartículas?

DLM: Actualmente en lo que más nos hemos enfocado es en el desarrollo de las partículas y su caracterización.

Para probar su eficacia, hemos hecho ensayos específicos con la enzima de la rosácea y ahora estamos haciendo experimentos con células de la piel cultivadas in vitro. Lo que sigue es hacer estudios con piel humana para ver cómo penetran a través de ella y, finalmente, habrá estudios in vivo para probar la eficacia del tratamiento.

AIC: ¿Este desarrollo solamente tiene aplicación para la rosácea o podría ayudar a combatir otras enfermedades?

DLM: Estas partículas pueden usarse como transportadores de fármacos para diferentes enfermedades. Hay más investigadores que han estudiado otros tipos de nanopartículas para tratar otras patologías.

AIC: ¿Cuándo podría salir al mercado este tratamiento?

DLM: Imposible decirlo. Llevar un medicamento al mercado siempre es un proceso que dura muchos años.

AIC: ¿Estas nanopartículas serán más caras o más baratas que los tratamientos actuales?

DLM: Eso lo sabremos una vez que se hagan estudios in vivo y se vea a qué dosis son eficaces. Pero, en principio, la ventaja de usar transportadores de fármacos permite ponerlos a menor dosis y, con ello, mermar el costo.

Desafíos científicos

cita rosalea 2

AIC: ¿A qué retos científicos y tecnológicos te enfrentaste durante el desarrollo de tu proyecto?

DLM: La fabricación de las partículas ha sido un reto grande ya que, por su tamaño, no se pueden ver fácilmente, solo con un tipo de microscopio especial y con muchas limitantes. Solamente podemos ver el oro, el resto de las sustancias no. Para saber si las tienes ahí, se utilizan maneras indirectas, pero es difícil.

Otro gran reto es que poca gente ha estudiado la rosácea, por tanto, no existen modelos en animales o en células para probar si las partículas son eficaces. Uno mismo tiene que inventar sus propios métodos para demostrarlo.

AIC: ¿Qué papel ha jugado el Conacyt en tu formación académica y en el desarrollo de tu investigación?

DLM: El Conacyt ha sido una pieza fundamental en mi preparación y desarrollo científico, ya que me ha permitido estudiar en una de las mejores universidades y dedicarme de tiempo completo a mi investigación.

  

Licencia de Creative Commons
Esta obra cuyo autor es Agencia Informativa Conacyt está bajo una licencia de Reconocimiento 4.0 Internacional de Creative Commons.

 



Agencia Informativa Conacyt

 

Algunos derechos reservados 2015 ®
Ciencia MX
Conoce nuestras políticas de privacidad
logotipo

México, CDMX


 

Search Mobile